¿Y por qué no generamos menos contenido y pensamos más?

En el discurso de la curación y gestión de contenidos encontramos que una de las claves para ser visible en las conversaciones digitales de las redes sociales es producir y producir información que puede ser interés para los públicos ya sea, para lograr tráfico web, figurar en las tendencias de twitter, tener más likes o simplemente estar ahí. Pero, ¿hasta dónde puede ser extenuante para el consumidor de estos contenidos?, me pregunto si un silencio de vez en cuando es permitido en social media.

La reflexión Comunicación y valores reales: slow.com del especialista Diego Rivera (@riveradiego) plantea que existen dos movimientos en la comunicación, la rápida (fast), donde prima la inmediatez y la constante actualización y que se podría considerar como la comunicación de corto plazo; y la lenta (slow) que hace parte del proceso y reputación que crea la empresa. Estos dos conceptos me hicieron preguntar, ¿qué tan importante es tomarnos un tiempo y pensar qué vamos a hacer con nuestra marca en las redes sociales?, ¿qué logramos con tanta información que compartimos en las mismas?, ¿creamos una acción rápido para lograr recordación en el momento?, o, ¿una acción planeada y estratégica que perdure en el tiempo?.

Con esto no estoy diciendo que la comunicación fast no sea necesaria, es importante pero la slow, es decir, tomarse un tiempo para pensar la situación de nuestra marca en las redes sociales, prima. Podemos publicar información pero que esté unida al proyecto institucional (misión, valores y políticas) de la empresa, y no por las modas y porque nos van a recordar en ese momento, luego pasó la tendencia y quedamos en el olvido. Recordemos el caso de Mr Brown.

La planeación es necesaria, con ella tenemos un norte y publicamos un contenido con un argumento detrás.

Según, Ramón Ollé y David Riu, las marcas no generan historias sino que pasan a ser parte de la historia, y en esto estoy de acuerdo, las empresas deben crear un vínculo a largo plazo con sus públicos y no sólo hablar con ellos porque los gurús y expertos en social media lo dicen, sino que debe estar estrechamente relacionado con el plan estratégico de su empresa, ¿qué logramos con las conversaciones que establecemos con nuestros seguidores? ¿Fidelidad o solo vender?

Un plan estratégico de social media resulta fundamental  para que nuestra marca sea sólida en las redes sociales y  que haga parte de la historia de sus públicos: Perduremos.

Y cierro esta entrada con una frase de Diego Rivera que me gustó mucho:

“No plantees la comunicación como la carrera de los 100 metros, sino como una maratón”( Diego Rivera)

Anuncios